miércoles, 7 de octubre de 2009

El Grumman F6F-3 Hellcat Mark I pescado en Roses.

Imágenes del fotógrafo Pablito, publicadas en la portada del diario Los Sitios titulada
LA PESCA DEL AVIÓN




En la ilustración se muestra un avión idéntico a nuestro protagonista.


Hace poco más de treinta años, en esos años vivía en Figueres, me llegó la fantástica noticia de que en Roses un avión de guerra había sido pescado del fondo del mar. Yo tenía nueve años por aquel entonces y el avión pescado era el tema estrella en esos dias.


Se comentaba que era un avión derribado durante la guerra civil, probablemente alemán, y que en el momento en que lo sacaron del agua, todo el mundo pudo observar los restos del malogrado piloto, o lo que quedaba de él, un esqueleto ataviado con el casco y la cazadora de vuelo que al ser de cuero resistieron el paso de los años.


Recuerdo que mi padre me llevó a Roses a ver el avión, fue espectacular, un avión de combate de la guerra, no vi el esqueleto, ya que no lo hubo, todo fue un exceso de fantasía de niños y mayores.Fue emocionante estar a pocos metros de aquella máquina, tengo la imagen en la memoria creo que bastante fresca, sus colores, ametralladoras en las alas, militares recogiendo municiones, aunque no he podido conseguir imágenes de calidad, por el momento.


Hace unos meses le hice una visita al archivero municipal, Josep M. Barris, para interesarme por este capítulo de la historia de Roses, y como buen profesional me puso al día sobre el asunto dado que él escribió un artículo sobre el avión no hacía más de un año en el Diari de Girona, concretamente en la edición del 15 de marzo de 2008, la primera parte, y el 29 de mayo del mismo año, la segunda parte del artículo.


Aunque, como veréis a continuación, el citado aparato no está relacionado con la Guerra Civil sí participó en la Segunda Guerra Mundial.


En mi opinión, la Segunda Guerra Mundial empieza con la Guerra Civil Española, y es por ello que en este blog publicaré entradas relacionadas con la Segunda Guerra Mundial.

Además estoy preparando una próxima entrada sobre los aviones internados en España, es decir, aviones aliados o pertenecientes al eje, que se vieron obligados a tomar tierra en territorio español por diferentes motivos.


Pero volvamos a nuestro protagonista de hoy, que aunque no lo podemos considerar un internado sí es un caso excepcional digno de estudio.


El 30 de noviembre de 1979, la barca de arrastre Tramuntana II, cuyo armador era Esteve Vidal y Vicenç Soler su capitán y con base en el Puerto de Roses, atrapó entre sus redes el avión mientras faenaban en el Golfo de León.


Josep Maria Bernils, corresponsal del diario Los Sitios en Figueres, publicaba la noticia en esos dias y daba detalles sobre el hallazgo "a unas 30 millas al nordeste del cabo de Creus, precisamente en un punto que ya se denominaba Cala del Avión, pues se conocía la presencia de este aparato, que en alguna otra cocasión, había quedado parcialmente prendido en la redes" y añadía "hasta que no se proceda, con una grúa, a sacar el avión no se podrá saber si hay restos de la tripulación".


El 4 de diciembre de 1979, el diario Los Sitios publicaba en portada las espectaculares imágenes, tomadas por Pablito, de un avión de combate emergiendo de las aguas del puerto de Roses, según el diario gracias a la pericia de la grua y del buen hacer de un equipo de hombres rana, hoy serían tan sólo submarinistas.La operación fue supervisada además por la autoridad de Marina, propietaria al fin y al cabo del avión, y la Guardia Civil, que ante la posibilidad de que una bomba estuviera aún adosada al avión tuvo que establecer una zona de seguridad ante la espectante multitud congregada a esa hora en el puerto.


Una vez que el avión reposaba sobre el muelle, se desvanecieron las primeras dudas, era un avión inglés, se podía leer claramente Royal Navy en el fuselaje, recuerdo que además presentaba algunos números y letras, posiblemente el numeral del avión y recuerdo sus colores muy parecidos a los de la ilustración que precede este comentario.Y en la edición del día 4 de diciembre apuntaban la posibilidad de que se tratara de un Spitfire, "un héroe nacional inglés" y "una pieza gloriosa" para la RAF y la Royal Navy,"pues salvó a Inglaterra de la invasión alemana en 1940...", aunque según el diario también podría tratarse de un "Hurricane muy similar en sus características".Lo que realmente estaba claro en ese momento es que se trataba de un monoplaza de combate inglés de los años 40.

Una vez rescatado el aparato, el Ayuntamiento de Roses se puso manos a la obra para ofrecer a sus vecinos toda la información referente al avión.La diplomacia jugó su papel, y a mediados de enero el Ayuntamiento ya conocía que se trataba de un Grummam F6F-3, además el 24 de enero el consulado británico de Barcelona dio respuesta a las peticiones del Ayuntamiento, el cónsul D. Fernyhogh, dio traslado del informe redactado por el agregado militar de la Embajada Británica, el teniente coronel M. I. Stanway, parece ser, según nos cuenta Josep M. Barris, que el cónsul retocó el informe militar, el cual también fue trasladado al Ayuntamiento en fecha de 29 de enero, dándole un toque más "civil", de hecho el cónsul cambió expresiones como "avión localizado por pescadores" por "avión recuperado por barcos de pesca" o "método poco sofisticado de recuperación" por "forma poco ortodoxa de recuperación" en un fallido intento de suavizar la sorna inglesa.


Además, el 7 de febrero Fernyhough envió nuevas informaciones facilitadas por el Museo Imperial de Guerra de la Gran Bretaña al tiempo que comunicaban no estar interesados en recuperar el avión.

El 24 de febrero Los Sitios publicó una crónica de su corresponsal local Enric Badosa, en la que se daban todo tipo de detalles e informaciones contrastadas referentes al avión de combate.


Las autoridades británicas informaron sobre las circunstancias de la pérdida de la aeronave, según podemos leer en el artículo del archivero Barris, el avión un Grumman F6F-3 Hellcat Mark I pertenecía al escuadrón 800 destinado en el portaaviones HMS Emperor y participó en una misión militar durante la Segunda Guerra Mundial, concretamente en la invasión del sur de Francia que tuvo lugar entre el 15 y el 23 de agosto de 1944, fue la conocida OPERACIÓN DRAGÓN.

Pero, qué informaciones facilitaron sobre el piloto, qué fue de él, qué ocurrió, pues parece ser que el avión era pilotado por el alférez de navío Spencer, de la Reserva Voluntaria de la Real Marina de Nueva Zelanda.Fernyhough, informaba que nuestro avión "se perdió el día 22 de Agosto cuando los portaaviones operaron en el suroeste de la desembocadura del río Ródano", en esta operación el escuadrón 800 tenía que atacar las fuerzas de apoyo de la 11ª División alemana de tanques Panzer entre Béziers y Narbona, a unas 50 millas al sudeste del lugar del hallazgo, ese día el HMS Emperor perdió 4 aviones, entre ellos se encontraba nuestro avión, que al parecer regresaba gravemente dañado, el piloto Spencer ante la imposibilidad de llegar al portaaviones optó por amerizar ante éste, extremo que cofirmaría por qué el avión no presentaba graves daños, el parabrisa estaba intacto y el tren de aterrizaje recogido.


El piloto fue rescatado con vida por el destructor HMS Tumult, aunque herido por la metralla de una bomba de 500 libras que portava su avión para participar "en un ataque vespertino sobre el ferrocarril de Béziers".


Curiosamente los restos del avión, fueron vendidos a peso, subastados por la Ayudantía Militar de Marina de Roses el 8 de noviembre de 1980, el avión carecía de valor, poco importaba que hubiera participado en la mayor contienda militar de nuestra historia, estaba destinado a hundirse nuevamente en el mar del olvido.


Otro dato curioso que recoge el artículo de Barris es la visita del piloto Spencer a Roses, 35 años después de aquella terrible misión para reencontrarse con su avión.


Hoy cuando ya daba por aclarado todo el asunto, he querido investigar más sobre el piloto Spencer para ampliar la información de esta entrada, el resultado ha sido enigmático, aunque lo explicaré en la siguiente entrada.

2 comentarios:

  1. Genial este artículo!
    Recuerdo que estuve presente cuando retiraron este avión del agua. La verdad es que yo era muy pequeño, y recuerdo muy vagamente el hecho. Fué también mi padre la persona que me llevó a ver este suceso tan relevante en el puerto de Roses. Sí que recuerdo mejor que este avión estuvo un tiempo en un depósito municipal que estaba situado al lado del antiguo parque de Bomberos de Roses, en la carretera del cementerio. Recuerdo haber ido al lugar con algún amigo para subirnos al muro que encerraba los restos de este avión y matar nuestra curiosidad. Gracias Juanjo por haberme hecho recordar un pedazo de mi infancia. Espero que continues con este fantástico blog y podamos seguir disfrutando de toda tu investigación particular. Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Rafa por asomarte a esta ventana y participar con tu comentario.
    Vendrán más historias y recuerdos de niños, padres y abuelos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar